El personaje de los jueguitos de Sega llegó a la pantalla grande después de un breve impasse referido al rediseño del bicho azul tras la bardeada de los fans.

Al parecer el diseño del erizo tuvo que ser “retocado” ante la disconformidad de algunos (y… bastante fulero el bichito, ¿qué querés que te diga?)

Sonic the hedg.. hegd… hegg… hedgehog (lo busqué en google, los reto a decirlo en voz alta)

Domingo a la noche, mi pibe me pide que veamos Sonic y los recuerdos de las noches en vela jugando al Sega me inundan la memoria. Arranca la peli, al toque vemos a un Sonic infantil junto a un búho gigante que nos da la premisa de la película “el erizo es muy poderoso y siempre lo van a querer capturar”, okey. Por los portales de unos anillos mágicos cae en el típico pueblo yankee aburrido. 

Al toque aparece el compañero de aventuras: el príncipe de Encantada (que después de remarla en dulce de leche le dan un papel como la gente). El erizo con ADHD se siente más solo que Chuck Noland antes de Wilson y en una mano genera un descarga de energía de la gran flauta y deja sin luz a toda la costa oeste (ponele) y al toque llama la atención de los milicos norteamericanos que siempre se reúnen en la misma sala en todas las películas, ahí hablan de la raíz del problema: que terroristas, que aliens, que esto o el otro, hasta que el que manda dice que va a contratar a un tipo que está del marote para que vaya a investigar. Y el tipo super inteligente pero “excéntrico” capaz de resolver el problema es Jim Carrey, que lo digo una y otra vez es un puto amo tío, aparece en la peli y a los 4 segundos ya me hace reir con los gestos y demás.

Carrey le suma mucho a la película como el malvado Dr. Robotnik Eggman.

Pero volvamos a la trama, Carrey rastrea al erizo alienígena hasta la cueva donde vive gracias a la lectura de una huella pero Sónico se toma el palo y va a esconderse al garage de Tom Wachowski (cuidadito Wachowski, cuidadito… no se escribe asi, pero cada vez que lo decían me venía a la mente esa vieja), el tipo que te dije anteriormente. Ahí en el aparcadero Tom le mete falopa al azul con un dardo y lo encierra en una jaula, llega Jim y tiene que escapar pero Jim se queda con una púa de Sonic que será usada más adelante. 

Los nuevos amigos van en una camioneta y aparece un robot motorizado que casi los mata, (ahí Carrey usa hologramas a lo Stark para controlar al robot) pero sòlo logra noquear al erizo. Entonces se acercan a la casa de la hermana de la novia de Tom, novia que labura de veterinaria (igual lo único que hace es darle la mierda esa que huelen los yankees cuando se desmayan), Sonic se despierta y se toman el palo a San Francisco, ah, porque no te conté cuando Tom lo droga al personaje del videojuego se le caen los anillos por un anillo, valga la redundancia, y terminan encima de una torre en Sanfra. Otra cosa que no te conté es que en un momento el dúo humano-animal extraterrestre protagonizan una pelea en un bar solo para mostrar la velocidad de Sonic que se mueve a los palos mientras están todos en SlowMo.

En una parte del film se lee que Sonic tiene “poder ilimitado” por lo que volverá a las andanzas más rápido de lo que pensamos (este diseño si me gusta, se parece más al del jueguito).

En una parte del film se lee que Sonic tiene “poder ilimitado” por lo que volverá a las andanzas más rápido de lo que pensamos (este diseño si me gusta, se parece más al del jueguito).

Ya casi para el final Robotnik logra sacar energía de la púa que encontró al principio y hace una nave re chetada que se mueve a la misma velocidad que Sonic. Se lleva a cabo una persecución por diferentes paisajes gracias a los anillos mágicos y terminan en el pueblo aburrido, donde el erizo se desmaya y al escuchar la palabra “amigo” se transforma en SSJ Blue y manda a Eggman a hongolandia.

La peli termina con El Prisas siendo adoptado por Tom y la novia y Robotnik de la gorra en hongolandia listo para una secuela. Es más, en una escena post créditos aparece Colitas en busca del azul.

Más rápido que un «Ave de Presa»

Datito: El erizo de la Paramount le pisoteó la cara a las pajaritas de DC en la taquilla en los EEUU, siendo su recaudación en el primer finde de 68 millones (por lo que leí) contra los pobres 33 de la Quinzel.

El personaje de Sega le pateó la gorra a Harleen y sus amiguis en la taquilla sin mucho esfuerzo.

Parece que el rediseño del CGI le dió resultado a la Paramount porque compitió contra la cinta de la integrante del escuadrón suicida. 

Pero eso es otro tema, vamos a la película: me gustó, me entretuvo a mi y a mi hijo. La trama es sencilla, como debe ser una peli para niños, intro, desarrollo, desenlace, corta la bocha.

El CGI del erizo está bueno, incluso cuando le ponen objetos como el pescado o los calzones o cuando el flaco que lo ayuda lo lleva a upa. 

Se me hizo un poco molesto a tres cuarta parte de duración la “energía” del bicho, pero supongo que es la personalidad que decidieron ponerle. Jim Carrey lo mejor, lejos. Cada escena hace valer el costo de la entrada (o el pago de los megas de inet). Buenos chistes y gestos ridículos del actor canadiense que para eso le pagan, para ser el alivio cómico. 

En resumen, ¿vale la pena? Totalmente ¿La voy volver a ver? De una ¿Me aprendí el nombre del actor principal? Tengo hambre…

Y bueno, nada más que decir sobre una película que pretende ser infantil pero va dirigida directamente a la nostalgia de los Millennials, no hay mucho para discutir sobre producción, fotografía y demás aspectos técnicos.

Ahora me voy pero “voy a estar aquí” (señala la cabeza)…

Deja una respuesta